USO DE DTPA COMBINADA CON POLIO INACTIVADA A LOS 6 AÑOS


Fecha: 
09 enero 2019 

Pregunta
¿Por qué la vacuna contra la difteria, tétanos y tosferina va combinada con la antipolio a los 6 años?
Respuesta
Por dos razones principales:
- La primera es que, desde el cambio efectuado en los calendarios oficiales en España en el año 2017, se eliminó una dosis de vacuna de poliomielitis parenteral (al pasar de un esquema con vacunas combinadas de 3 + 1 a uno 2 + 1). Hasta entonces, España era uno de los pocos países del mundo que no vacunaba contra poliomielitis por encima de los 2 años (la última se recibía a los 18 meses), por lo que se trasladó esta cuarta dosis a los 6 años.
- La segunda razón es que se aumenta la perdurabilidad de la protección cuando la última dosis se administra por encima de los 4 años.
Un saludo,
Comité Asesor de Vacunas de la AEP.


Mielopatía cervical degenerativa


Página 1
 
Presentación de un caso clínico
Un hombre de 54 años presenta rigidez en el cuello desde hace aproximadamente 1 año. Se queja de entumecimiento en los dedos y dificultad para abotonarse su camisa, que no ha mejorado después de la cirugía del síndrome del túnel carpiano. Últimamente, ha experimentado inestabilidad y comenzado a usar un bastón, después de sufrir caídas. Un neurólogo identificó hiperreflexia en sus brazos y piernas. Las imágenes de resonancia magnética (IRM) muestran espondilosis cervical multinivel y hernia de disco que ocasiona compresión medular. Se hizo el diagnóstico de mielopatía cervical degenerativa (MCD) y se derivó para ser sometido a cirugía espinal para la descompresión quirúrgica.

¿Qué es la mielopatía cervical degenerativa?
La MCD, antes denominada mielopatía espondilótica cervical, implica la disfunción de la médula espinal por la compresión a nivel cervical. Los pacientes relatan síntomas neurológicos como dolor y entumecimiento en las extremidades, mala coordinación, desequilibrio y problemas de la vejiga.
Debido a su movilidad, la columna vertebral cervical es particularmente propensa a cambios degenerativos como la hernia de disco, la hipertrofia u osificación ligamentaria y la formación de osteofitos. Estos cambios son más comunes con la edad y globalmente se los denomina espondilosis.
¿Qué tan común es?
La epidemiología de la MCD es poco conocida, en parte debido a las dificultades en el diagnóstico.
• La prevalencia de la MCD tratada quirúrgicamente se estima en 1,6/100.000 habitantes. Es probable que la prevalencia real sea mucho mayor
• Se espera que la incidencia de MCD aumente con una población que envejece. En la mayoría de los pacientes, el diagnosticado se hace a partir de los 50 años; la MCD es poco común antes de los 40 años
• Los estudios en voluntarios sanos han demostrado que la compresión incidental de la médula cervical es detectada en la IRM, y se torna más común con la edad. En una serie de voluntarios seleccionados al azar de 40 a 80 años, la compresión incidental de la médula cervical fue detectada en la IRM en el 59% de los individuos (108/183; 31,6% en la quinta década a 66,8% en la octava década). Solamente 2 individuos informaron síntomas relacionados
• Una proporción de individuos con compresión medular asintomática continuará desarrollando MCD.
La cifra exacta es desconocida. El único estudio prospectivo para considerar esto (n = 199) halló que el 8% de las personas con compresión medular asintomática desarrollará MCD después de 1 año, y 22% en total sobre el período de observación (seguimiento medio de 44 meses). Muchos pacientes con MCD permanecen sin diagnóstico.
Un pequeño estudio de 66 pacientes con fractura de cadera halló que el 18% tenía un diagnóstico clínico previo sugestivo de MCDD

¿Por qué no se diagnostica? 
El diagnóstico puede verse retrasado por la falta de especificidad y la sutileza de las primeras manifestaciones, las que se superponen con otras afecciones neurológicas. También contribuye a la demora la evaluación neurológica incompleta realizada por profesionales con poca conciencia de la enfermedad. Un estudio realizado en Israel de registros médicos de 42 pacientes sometidos a una cirugía por MCD comprobó un retraso promedio de 2,2 años desde el inicio de los síntomas hasta el diagnóstico definitivo.
En promedio, se requirieron 5,2 ± 3,6 consultas hasta hacer el diagnóstico. El 43% de estos pacientes tenía síntomas de entumecimiento y dolor en las manos, pero inicialmente fueron diagnosticados, y a veces tratados, por un síndrome del túnel carpiano. Los autores manifiestan que, según su experiencia clínica, el diagnóstico de síndrome del túnel carpiano, especialmente cuando se diagnostica bilateralmente, suele ser incorrecto y los síntomas están ocasionados por la MCD.
Importancia del retraso diagnóstico
La tardanza en hacer el tratamiento da lugar a peores resultados y discapacidad permanente
La compresión de la médula espinal da como resultado un deterioro neurológico progresivo y afecta la calidad de vida. Si no se trata, puede conducir a latetraplejía y a depender de la silla de ruedas. La descompresión quirúrgica puede detener la progresión de la enfermedad, pero la capacidad regenerativa de la médula espinal es limitada y cualquier daño suele ser permanente.
La tardanza en hacer el tratamiento da lugar a peores resultados y discapacidad permanente. Los hallazgos de la serie AOSpine (746 pacientes con MCD) indican que el tratamiento realizado dentro de los 6 meses de la aparición delos síntomas ofrece la mejor oportunidad de recuperación, pero este lapso está a cierta distancia del promedio actual del tiempo que toma hacer el diagnóstico.
¿Cómo se diagnostica?
La detección precoz de la MCD puede ser un desafío. Es aconsejable un elevado índice de sospecha junto con un examen neurológico integral.
Signos y síntomas comúnmente informados en la MCD 
>> Síntomas
 • 
Dolor/rigidez en el cuello
 • 
Dolor de las extremidades/cuerpo unilateral o bilateral
 • 
Debilidad, entumecimiento o pérdida de la destreza de la extremidad superior
 • 
Rigidez, debilidad o hipoestesia en los miembros inferiores
 • 
Parestesia (sensación de hormigueo o pinchazos)
 • 
Síntomas autonómicos, como incontinencia fecal o urinaria, disfunción eréctil o disuria
 • 
Desequilibrio/inestabilidad
 • 
Caídas
>> Signos
 • Motores
 • 
Debilidad piramidal (extremidad superior: extensores más que flexores. Extremidad inferior: flexores más que extensores)
 • 
Hiperreflexia de la extremidad
 • 
Espasticidad (por ej., signo de la rueda dentada)
 • 
Clonus, especialmente el tendón de Aquiles
 • Signo de Hoffman (aducción/flexión del pulgar +/- flexión de los dedos después de la flexión forzada y liberación repentina de un dedo, distalmente)
 • 
Signo de Babinski (plantar ascendente) o debilidad segmentaria (correspondiente al nivel de la compresión)
  Pérdida sensitiva (extremidad y/o tronco)
 • Signo de Lhermitte (sensación de shock eléctrico) en la columna vertebral baja, o en las extremidades, en la flexión o la extensión del cuello, presente en casos severos)
 •  Trastorno de la marcha 

Investigaciones
Ante la sospecha de MCD se debe solicitar una IRM de la columna cervical, con el fin de detectar la compresión medular.
Para los pacientes con enfermedad y/o síntomas progresivos que afectan sustancialmente la calidad de vida se debe indicar la IRM de urgencia. En los pacientes con síntomas leves, se puede solicitar una IRM sin urgencia. Tener en cuenta que la extensión de la compresión medular y los cambios de señal en la médula que aparecen, en la IRM no se correlacionan bien con la gravedad de los síntomas. Incluso la compresión leve puede dar lugar a enfermedad grave.
Las vías diagnósticas varían según los servicios locales. En el Reino Unido, por ejemplo, muchos médicos de atención primaria no tienen acceso directo a las IRM y deben derivar al paciente al neurólogo.
¿Cómo se maneja?
A menudo, la compresión medular es un hallazgo incidental y al menos al comienzo, no causa síntomas. Se puede tranquilizar al paciente informándole que en esta etapa no es necesario tomar medidas drásticas, pero se les debe aconsejar que, en el futuro, prontamente informen la aparición de cualquier síntoma.
El grupo de cirujanos de la AOSpine aconseja que todos los pacientes con MCD sean evaluados por un cirujano especializado (neurocirujano u ortopedista). Las guías basadas en el puntaje de la Japanese Orthopaedic Association clasifican a los pacientes según los síntomas, en leves o graves, según la función del brazo, la pierna y la vejiga. Se recomienda la cirugía para los pacientes con MCD moderada o grave y aquellos con enfermedad progresiva. Los pacientes con MCD leve y estable pueden recibir tratamiento sintomático (por ej., analgésicos) y el seguimiento regular.
La serie AOSpine mostró que la cirugía descompresiva puede detener la progresión de la enfermedad y recuperar la función en forma significativa, aunque limitada, mediante una gama de medidas que incluyen el alivio del dolor y la mejoría de la función y la calidad de vida. El momento óptimo para la cirugía es discutible porque la progresión de la enfermedad se conoce poco. La fisioterapia preoperatoria solo debe ser realizada por especialistas; la manipulación del cuello está estrictamente contraindicada ya que podría causar más daño.
No es posible predecir el resultado a largo plazo de la cirugía. La recuperación máxima ocurre alrededor de los 6-12 meses. Los síntomas residuales después de este lapso probablemente sean permanentes y deberían ser manejados apropiadamente. Los déficits funcionales son comunes, e incluyen caídas y movilidad reducida, incontinencia, depresión, déficits de sueño, y dificultades para el cuidado personal; a menudo, el síntoma más problemático es el dolor. Se recomienda que el paciente esté bien informado de que es poco probable que el dolor se resuelva por completo. Para el tratamiento del dolor se puede indicar medicación analgésica neuropática y antiespástica. A menudo es útil la derivación temprana a clínicas especializadas en dolor.
Pedir a los pacientes que informen cualquier empeoramiento o aparición de síntomas o signos nuevos, ya que los niveles de la columna cervical no tratados podrían causar aún más degeneración y causar compresión medular.
Traducción y resumen objetivo: Dra. Marta Papponetti

Brote de mielitis flácida aguda en los EE. UU.

Los CDC describieron recientemente un brote de una enfermedad similar a la poliomielitis en los niños como "una enfermedad misteriosa"
Autor: Sacha Stelzer-Braid, senior postdoctoral scientist, William Rawlinson, professor Fuente: BMJ 2018; 363 doi: https://doi.org/10.1136/bmj.k5246 Outbreaks of acute flaccid myelitis in the US
La Organización Mundial de la Salud ha declarado que gran parte del mundo está libre de polio, incluido el Reino Unido (1982) y los Estados Unidos (1979). Sin embargo, la mielitis flácida aguda y la parálisis debida a la poliomielitis asociada a la vacuna aún son evidentes en Papua Nueva Guinea, y se han producido grandes brotes de mielitis flácida aguda debida a enterovirus no polio (a menudo enterovirus A71), especialmente en el sudeste asiático.
Los brotes de mielitis flácida aguda están actualmente en curso en los EE. UU., donde los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) describieron recientemente un brote de una enfermedad similar a la poliomielitis en los niños como "una enfermedad misteriosa".
Los síntomas incluyen la aparición repentina de parálisis en los brazos o piernas y lesiones de la materia gris en la médula espinal.
A fines de noviembre de 2018, la condición se había confirmado en 116 niños de 31 estados de EE. UU., un aumento del 250% con respecto a 2017, cuando se registraron 33 casos confirmados. Esta es una condición rara, con 404 casos confirmados en los EE. UU. desde que los CDC comenzaron a investigar en 2014.
Los brotes en Estados Unidos de mielitis fláccida aguda ocurren aproximadamente cada dos años, un patrón similar al de los brotes de enterovirus A71 en diferentes contextos.
La edad promedio de los pacientes involucrados en un brote reciente en Estados Unidos fue de 4 años, y el 99% de los niños tenía síntomas de una infección respiratoria o gastrointestinal en las cuatro semanas anteriores a la presentación de mielitis flácida aguda, lo que sugiere una asociación viral.
En el informe de los CDC 2018, las muestras clínicas de 38 (54%) de los 71 pacientes dieron positivo para enterovirus o rinovirus. Como estos dos virus (ambos picornaviridae) son muy similares, es difícil diferenciarlos sin la secuenciación de genes. De los 38 pacientes, 14 fueron positivos para enterovirus D68 y 11 para A71.6.
No se detectó poliovirus en ninguna muestra.
La familia de los enterovirus incluye el poliovirus, el enterovirus A71 (que generalmente causa la enfermedad común de la mano, el pie y la boca), el enterovirus D68 (generalmente causa síntomas respiratorios leves) y el rinovirus (causa del resfriado común).
Los enterovirus A71 y D6878 se han asociado con mielitis fláccida aguda, pero el D68 se está convirtiendo en el principal candidato causal.
En 2014, se produjeron grandes brotes de infecciones por enterovirus D68 en los EE. UU., Europa y Asia, con 1.153 personas (principalmente niños) afectadas solo en EE. UU. Al mismo tiempo, se registraron muchos casos de mielitis flácida aguda entre los niños de EE. UU. algunos de los cuales tenían infección por enterovirus D68 confirmada en el laboratorio.
La debilidad o discapacidad de la extremidad puede persistir durante más de 18 meses después de la infección en niños con mielitis flácida aguda asociada con enterovirus D68.
Resultado de imagen para Outbreaks of acute flaccid myelitis
El CDC no ha atribuido el brote actual de mielitis fláccida aguda a un enterovirus, porque el enterovirus se detectó en solo el 10% (2/21) de las muestras disponibles de líquido cefalorraquídeo. Sin embargo, el enterovirus no siempre se encuentra en el líquido cefalorraquídeo y la evidencia sugiere que el brote actual es causado por enterovirus D68.
En primer lugar, los enterovirus suelen causar brotes cada dos o tres años y los brotes de mielitis fláccida aguda en los EE. UU. parecen seguir un patrón de dos años.
Muchos científicos creen que este ciclo regular se debe a la seroprevalencia de los anticuerpos contra el enterovirus que menguan en la población cada dos años, ya que los niños nuevos nacen sin inmunidad.
En segundo lugar, existe una asociación temporal entre brotes previos de enterovirus D68 y mielitis flácida aguda, 13 por ejemplo, en los EE. UU. en 2014.8
En tercer lugar, el enterovirus D68 infecta neuronas humanas: un estudio reciente muestra que las cepas de enterovirus D68, incluidas las de 2014, pueden ingresar y replicarse en células neuronales.16 Finalmente, los ratones infectados con enterovirus D68 desarrollan parálisis de extremidades, aunque el virus no siempre se detecta en el líquido cefalorraquídeo.17
El reconocimiento es clave para comprender los patrones de esta enfermedad, junto con estrategias de diagnóstico rápidas y precisas que incluyen pruebas locales o de punto de atención.
Las respuestas individuales a la infección viral varían, y los síntomas variarán según los factores del huésped (como las condiciones preexistentes, la inmunosupresión, los factores genéticos) y los factores virales (subtipo, virulencia genética).
Confirmar el diagnóstico puede ser difícil, pero la confirmación no debe retrasar el uso de tratamientos como la inmunoglobulina intravenosa. Las preparaciones comerciales contienen altos niveles de anticuerpos neutralizantes contra el enterovirus D68 pero no se han realizado ensayos clínicos aleatorios para evaluar su efectividad.
En una serie de casos de Escocia, los pacientes con mielitis flácida aguda asociada con D68 mostraron niveles variables de recuperación después del tratamiento con inmunoglobulina intravenosa. La inmunoglobulina también puede beneficiar a los niños con infección por enterovirus A71, en particular a aquellos con síntomas más graves, como encefalitis y encefalomielitis.
La recopilación de estos datos de una manera más sistemática ayudaría a informar futuras decisiones de tratamiento. Actualmente no se dispone de vacunas y agentes antivirales para el enterovirus D68, aunque se están probando vacunas contra el enterovirus A71.
La vigilancia y el genotipado de los enterovirus deben mejorarse y priorizarse a nivel mundial para rastrear la propagación, permitir la evaluación de nuevas terapias y vacunas, y reducir los brotes de mielitis flácida aguda.
Técnicas como la secuenciación enteroviral de próxima generación brindan información sobre mutaciones específicas del genoma asociadas con la virulencia y deben informar el diseño de la vacuna para reducir esta grave amenaza.
States with confirmed cases of AFM, 2018 (N=165)
Lo que han aprendido los CDC desde 2014
  •     La mayoría de los pacientes con AFM (más del 90%) tenían una enfermedad respiratoria leve o fiebre compatible con una infección viral antes de desarrollar AFM.
     
  •         Las infecciones virales, como las de los enterovirus, son comunes, especialmente en los niños, y la mayoría de las personas se recuperan. No sabemos por qué una pequeña cantidad de personas desarrollan AFM, mientras que la mayoría de los demás se recuperan. Seguimos investigando esto.
     
  •     Estos casos de AFM no son causados ??por poliovirus; Todas las muestras de heces de pacientes con AFM que recibimos resultaron negativas para poliovirus.
     
  •     Detectamos el coxsackievirus A16, EV-A71 y EV-D68 en el fluido espinal de cuatro de los 491 casos confirmados de AFM desde 2014, lo que apunta a la causa de su AFM. Para todos los demás pacientes, no se ha detectado ningún patógeno (germen) en su líquido espinal para confirmar una causa.
     
  •     La mayoría de los pacientes tuvieron inicio de AFM entre agosto y octubre, con aumentos en los casos de AFM cada dos años desde 2014. En esta misma época del año, muchos virus circulan, incluidos los enterovirus, y se asociarán temporalmente con AFM.
     
  •     La mayoría de los casos de AFM son niños (más del 90%) y han ocurrido en 46 estados y DC.

OPS insta a priorizar la vacunación contra la polio



Este jueves, la Organización Panamericana de la Salud realizó un exhorto desde Guatemala a priorizar los programas de vacunación contra la polio. Dicha enfermedad fue erradicada en el continente hace 24 años.
Alrededor de 140 expertos en salud pública, de 22 países del continente, se reunieron durante tres días. En la capital guatemalteca, participaron de la sexta Reunión Regional de Polio; que este año se realiza bajo la consigna “En camino hacia la certificación global”.
Durante el evento organizado por OPS, debatieron diversos temas. El objetivo: dar seguimiento a las medidas para mantener a la región libre del polio y avanzar hacia la erradicación mundial.
El organismo llamó “a todos los países de la región, a mantener todas las enfermedades prevenibles por vacunación; y en este caso particular el polio, como una prioridad”. Así lo manifestó Cuauhtémoc Ruiz-Matus, jefe de la Unidad de Inmunización Integral de la Familia de la OPS.
“Hasta ahora llevamos 27 años libres de polio, esperamos mantenernos como la primera región libre” de la enfermedad, agregó. Del mismo modo explicó que los países del continente están en “sintonía” sobre las acciones contra ese mal.
vacunación contra la polio

La prevención es tarea de todos

Ruiz-Matus señaló que la vacunación contra la polio debe continuar “como una prioridad política a todos los niveles”.
Enfatizó que es importante evitar casos importados. Urgió a los países a asegurar financiamiento para garantizar la disponibilidad de vacunas, recursos humanos capacitados, laboratorios y sistemas de información.
La poliomielitis es una enfermedad infecciosa aguda ocasionada por el poliovirus, que se desarrolla principalmente en niños. Afecta al sistema nervioso, comprometiendo las células encargadas del control muscular.
De acuerdo con la OPS, los casos de poliomielitis disminuyeron en un 99% a nivel mundial. Informaron que de 350 mil casos en 1998, en más de 125 países, pasaron a 27 notificados en 2018.

Riesgo latente

En América, esta enfermedad registró su último caso en 1991. Para 1994, la Organización Mundial de la Salud le certificó como territorio libre de poliomelitis.
Sin embargo, las organizaciones internacionales estiman que de no alcanzar la erradicación global, se correría riesgo de un resurgimiento; el cual generaría 200 mil nuevos casos al año, en una década.
Al respecto, el viceministro de Salud, Roberto Molina, señaló que “debido a que existe un riesgo de reintroducción de la polio, Guatemala mantiene un compromiso para cumplir con los lineamientos establecidos por la OPS”.
Entretanto, Rosamund Lewis, líder del equipo de planificación estratégica y análisis de polio en la OMS, dijo que hay retos para vacunar a todos los niños del mundo y lograr la eliminación global de la enfermedad.
Una de estas dificultades, dijo Lewis, es que en Afganistán, debido al conflicto armado, más de un millón de niños menores de 5 años no recibieron inmunización.

Incremento de la obesidad a Nivel mundial


Myriam Nuñez


obesidad-en-el-mundo-1
En el 2014, un grupo de científicos de la salud se propuso crear el retrato más completo de la obesidad a nivel mundial. Los investigadores recopilaron los resultados de los estudios practicados a mil 698 adultos que padecen obesidad, de un universo de186 países, y que abarca 40 años.
El estudio, publicado en la revista médica Lancet, y difundido por The Guardian, informó que desde 1975 las tasas de obesidad han aumentado en todos los países del mundo, sin excepción. Eso incluye a naciones como los Estados Unidos y el Reino Unido, donde la comida es abundante y barata, y países como Angola y Somalia, donde la desnutrición sigue siendo una epidemia.
El estudio reporta que nuestro país tenía un índice de obesidad del 9.6 por ciento en 1975, en contraste con el 28.1 por ciento del 2014, un aumento del 18.5 por ciento. Ver mas…

theguardian

NO SON LO MISMO Efectos Tardíos de la Polio y Síndrome de Postpolio

Por Supuesto que no son lo mismo!

Persisten en llamar a las Secuelas de Poliomielitis  como;
“Efectos Tardíos Secundarios” 
No existe ninguna enfermedad que se llame efectos de la Poliomielitis.





“Discapacidad” e “Incapacidad” son dos conceptos distintos



Discapacidad


La discapacidad es la restricción o ausencia, por motivos físicos, sensoriales o psicológicos, de la capacidad de realizar inactividad en la forma considerada normal para un ser humano. Una persona con discapacidad es aquella que tiene una limitación para el desarrollo de algunas de las tareas cotidianas de la vida. Para que esta discapacidad sea reconocida legalmente es necesario tener un grado de discapacidad que alcance un grado del 33% o superior.
La Ley General de derechos de las personas con discapacidad y de su inclusión social, artículo 4º, lo define así:
Son personas con discapacidad aquellas que presentan deficiencias físicas, mentales, intelectuales o sensoriales, previsiblemente permanentes que, al interactuar con diversas barreras, puedan impedir su participación plena y efectiva en la sociedad, en igualdad de condiciones con los demás.
Incapacidad

La incapacidad, en el ámbito laboral, es la situación en la que un trabajador no está capacitado para realizar un trabajo o cualquier trabajo, dependiendo del grado de incapacidad.
Por lo que un trabajador puede ser discapacitado y no tener una incapacidad o al revés. Por ejemplo, una persona con hemofilia tiene una discapacidad del 33% pero es perfectamente capaz de trabajar.  Un trabajador con depresión crónica puede ser tener una incapacidad permanente total para su trabajo habitual como conductor de camiones, pero no tiene ningún grado de discapacidad.

Conexión entre discapacidad e incapacidad


Supongamos un trabajador que se encuentra en una silla de ruedas. 
– Puede ser que se encuentre en situación de incapacidad temporal porque le acaban de operar de una rotura de menisco. Era entrenador de un equipo de baloncesto en un Instituto y durante los cuatro meses que tardará en recuperarse de la intervención estará de baja, porque no puede desarrollar su trabajo habitual.
– La misma persona en silla de ruedas, puede tener una discapacidad que le impide mover las piernas. Hace diez años tuvo un accidente de tráfico y desde entonces no puede caminar. Sin embargo, a pesar de su discapacidad, es un trabajador en activo, ya que es el fisioterapeuta de una selección de deportistas paralimpicos. 
Aunque son dos situaciones distintas, una de carácter profesional (incapacidad) y otra de carácter más amplio (discapacidad), la Ley General de derechos de las personas con discapacidad y de su inclusión social establece en su artículo 4º que
“tendrán la consideración de personas con discapacidad aquellas a quienes se les haya reconocido un grado de discapacidad igual o superior al 33 por ciento. Se considerará que presentan una discapacidad en grado igual o superior al 33 por ciento los pensionistas de la Seguridad Social que tengan reconocida una pensión de incapacidad permanente en el grado de total, absoluta o gran invalidez, y a los pensionistas de clases pasivas que tengan reconocida una pensión de jubilación o de retiro por incapacidad permanente para el servicio o inutilidad.”
Como veremos más adelante, las personas que tienen reconocida una incapacidad permanente del tipo total, absoluta o gran invalidez, son reconocidas como personas discapacitadas, para poder optar a diferentes beneficios y protección legal.
En la práctica, cuando se va a valorar si se concede una incapacidad permanente, el hecho de aportar un certificado de discapacidad es un elemento que se tendrá en cuenta en la valoración.
Reconocimiento de la DISCAPACIDAD

Para que se reconozca la discapacidad es necesario obtener el certificado de discapacidad. Este se solicita en las Comunidades Autónoma, y en el caso de Ceuta y Melilla en el IMSERSO. A pesar de este reconocimiento autonómico, tiene valor en todo el país.
Se tiene que pedir por el interesado a la Comunidad Autónoma, y será valorado por una Junta de Valoración, según una serie de baremos establecidos, teniéndose en cuenta también factores sociales (factores familiares graves en la familia, factores económicos, laborales, culturales, y del entorno). La puntuación se realiza sobre un máximo de 15 puntos.
Al ser reconocida, se tiene que indicar en la resolución el grado de discapacidad, si esta es de carácter temporal o permanente, el porcentaje de discapacidad, la puntuación, la necesidad de ayuda de otra persona, si hay dificultades para la movilidad, y la fecha para una posible revisión.
Cada Comunidad Autónoma tiene un plazo para resolver las solicitudes, pero suele ser de 3 meses. En el caso de no recibir contestación, se entiende que la solicitud ha sido denegada.
En el caso de no estar de acuerdo con la resolución se tiene un plazo de 30 días hábiles (no cuentan sábados, domingos ni festivos) para presentar Reclamación Previa, que tiene que ser contestada en 45 días. En caso de falta de contestación en plazo o denegación, se tienen 30 días para presentar demanda ante los Juzgados de lo Social .
Reconocimiento de la INCAPACIDAD

En cambio la incapacidad la reconoce el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) .  La solicitud la puede haber  hecho el trabajador, la Seguridad Social de oficioo a propuesta de la Mutua.
Clases de incapacidad
A) Incapacidad Temporal (IT)
La Incapacidad Temporal es lo que coloquialmente se llama “estar de baja”.  Bien sea por una enfermedad común (o accidente no laboral) o bien sea por accidente de trabajo o enfermedad profesional.  Mientras el trabajador está en Incapacidad Temporal no puede trabajar y está recibiendo asistencia sanitaria de la Seguridad Social.
Cuando la baja del trabajador se produce por enfermedad común, para poder cobrar una prestación económica debe tener 180 días cotizados a la Seguridad Social en los cinco años previos para acceder a la prestación. Se cobra un 60% de su base de cotización habitual entre los días 4 y 20 de baja. A partir del 20, se cobra el 75 %.
La protección es mayor en accidentes de trabajo y enfermedades profesionales, ya que no hay requisito de la cotización previa y se recibe el 75 % de la base reguladora desde el día siguiente a la baja.
Si la recuperación del trabajador no se produce pasados los 365 días, se abriría el paso a que la incapacidad se convierta en incapacidad permanente, después de que el INSS lo valore.
B) Incapacidad Permanente (IP)
Como hemos visto, la Incapacidad Permanente (IP)  la declara el INSS cuando considera que la dolencia afecta de forma definitiva a la capacidad del trabajador.
Hay cuatro tipos de Incapacidad Permanente: Incapacidad Permanente Parcial, Incapacidad Permanente Total, Incapacidad Permanente Absoluta y Gran Invalidez.  Explicamos cada uno de ellos, sus requisitos y prestaciones en la guía de la Incapacidad Permanente.
En el caso de ser reconocida una incapacidad permanente, la ayuda económica que se recibe dependerá del grado de incapacidad:
  • Parcial: una indemnización
  • Total: una pensión mensual o en algunos casos una indemnización
  • Absoluta: una pensión mensual
  • Gran Invalidez: una pensión mensual, aumentada para poder tener una persona que ayude en las tareas diarias.

Un artículo de Jorge Danés y Oscar de las Heras

El pasado mes de febrero de 2009, como consecuencia de la reunión anual del Comité de Revisión y OMS que tuvo lugar en Delhi,durante el mes de octubre de 2008, la Clasificación Internacional de Enfermedades, en su versión 10 ICD-10, ha adjudicado al Síndrome Post-Polio (SPP) clasificándolo bajo el código "G14" excluyéndolo del código B91 (Secuelas de poliomielitis),en el que antes ese organismo lo consideraba.

EE.UU. investiga más de 200 casos de rara enfermedad similar a la polio; 80 han sido confirmados


(CNN) - Se han confirmado 80 casos de la enfermedad parecida a la polio conocida como AFM en 25 estados de Estados Unidoseste año, confirmaron los Centros de Control y Prevención de Enfermedades, CDC, este lunes.
Además, hay 139 casos bajo investigación, para un total de 219 confirmados y bajo sospecha. Esta cifra representa ocho casos más confirmados de lo que la agencia había reportado la semana pasada, y 20 casos adicionales bajo investigación.
Los CDC señalaron un aumento en los reportes de los pacientes que están bajo investigación, que empezaron a experimentar síntomas en agosto, septiembre y octubre. No ha identificado los 25 estados con los casos confirmados de la investigación, ni tampoco ha dicho en cuántos estados se han reportado los casos que están bajo investigación.
La mielitis flácida aguda (MFA) es una enfermedad rara que afecta el sistema nervioso central, específicamente la materia gris en la espina dorsal. La enfermedad puede causar complicaciones graves, como parálisis o insuficiencia respiratoria, y requiere atención médica inmediata.
Los funcionarios aconsejaron a los padres que no se asusten y que estén atentos ante cualquier aparición repentina de síntomas. También sugirieron que los niños estén al día con sus vacunas y que se laven las manos.
El mes pasado, los CDC dijeron que el 90% de los pacientes desde 2014 han sido niños menores de 4 años, aunque los adultos también pueden desarrollar MFA.
Otros síntomas incluyen caída de la cara o de los párpados, dificultad de movimiento de los ojos, problemas para tragar o dificultades para hablar.
Las investigaciones están en curso para determinar la causa de la MFA, aunque hay un enfoque en los enterovirus, que pueden causar enfermedades respiratorias y el Virus del Nilo Occidental, y otros virus de esa familia.
Según los CDC, ha habido 404 casos de MFA en Estados Unidos desde agosto de 2014. El número de casos puede ser más alto, pero la condición no es de reporte obligatorio, así que no todos los casos son reportados a los departamentos de salud estatales y por tanto puede que no estén incluidos en las cifras de los CDC.
“Incluso con un aumento de los casos desde 2014, la MFA sigue siendo una condición muy rara. Menos de una persona entre un millón contraen MFA en Estados Unidos cada año”, dicen los CDC.
La AFM alcanza su punto máximo cada dos años estacionalmente a final del verano y del otoño, pero los expertos aún tienen que identificar un único factor geográfico o explicar la causa. También es desconocido por que algunos pacientes se recuperan y otros tienen efectos prolongados.

Cama, hospital y escuela unidos

Los antiguos alumnos, reunidos por primera vez para compartir anécdotas de la década de los 70, cuando el centro de los hermanos de San Juan de Dios era un hospital. / ARNALDO GARCÍA

Antiguos alumnos del Sanatorio Marítimo se reúnen cincuenta años después | Postrados por la polio y otras enfermedades, desde sus lechos en la sala de la segunda planta rieron, jugaron al ajedrez y hasta grabaron un disco 

Veinte camas azules y, sobre ellas, veinte niños se dan un baño de sol en la terraza de un edificio situado al final del Muro. La estampa es de la década de los 70 y ayer se proyectó en la televisión de una de las estancias del mismo inmueble, el Sanatorio Marítimo, otrora hospital. Entonces, los hombres que se reconocieron sobre ellas retrocedieron cincuenta años para volverse niños de nuevo y recordar 'la sala', la gran estancia de la segunda planta donde desde sus lechos sufrieron los dolores de los tratamientos ortopédicos pero también rieron, jugaron e incluso grabaron un disco.
Se reunían por primera vez en muchos años y hubo algunas presentaciones, ya que en el Marítimo más que promociones había tiempo de ingreso. Así, Rafa entró en el 68 y salió en el 72, pero Claudio estuvo entre el 67 y el 72. Ambos coincidieron tres años con Juan Carlos, mientras que con Ramón, que permaneció en 'la sala' la friolera de una década, lo hicieron prácticamente todos. «Fueron unos años muy felices en los que tuvieron mucha paciencia con nosotros. A pesar de los dolores, lo pasábamos como Dios», espeta Antonio Velázquez. Un rotundo resumen de aquellos tiempos en los que estuvieron encamados a causa de distintas discapacidades físicas producidas por la polio, pero en los que también «en cuanto podíamos levantarnos íbamos todos los domingos a ver al Sporting, visitábamos un llagar en Deva donde nos dejaban probar la sidra, subíamos en primavera y verano a los Lagos de Covadonga e incluso ayudábamos a los frailes de San Juan de Dios con las patatas de la huerta», enumera Julián González.
«La cama era todo para ellos. Era la casa, el patio, el comedor; todo». También la escuela, y Gerardo Alonso, su maestro. «Bastante duro, pero le queremos mucho», apunta José Manuel Regueiro, uno de los últimos chavales de 'la sala' a los que dio clase. El docente se justifica: «Llegué a tener cincuenta niños, de Primero a Octavo en la misma habitación. Y aun en cama, eran revoltosos, así que no me quedaba otra que ser firme». Alonso llegó de Valladolid para un año y se encontró con la jubilación del entonces maestro. Así que se quedó para fundar, en 1970, la primera aula hospitalaria de España reconocida oficialmente por el Ministerio de Educación. «Yo les enseñaba Geografía o Historia, pero ellos a mí me enseñaban lo que era la abnegación o la solidaridad. Y recibí yo más de ellos».

Twitter

Twitter

Mientras Lees